Saltar al contenido

El papel del Streptococcus mutans en la proliferación de caries

En nuestra boca hay más de 700 bacterias, y más de un millón conviven en nuestra saliva. Algunas son inofensivas, otras muy beneficiosas para nuestra boca y otras, como el Streptococcus mutans ayuda a la aparición de caries, según este estudio.

¿Puede una sola bacteria ser tan perjudicial para nuestra boca? Esto es lo que dice el estudio y como afecta a nuestra boca desde su introducción.

¿Qué es el Streptococcus mutans?

Se trata de una bacteria Grampositiva, anaerobia facultativa, que normalmente se encuentra en la cavidad bucal humana. Su nombre es dado porque su forma recuerda a la de un coco.

Forma parte de la placa dental, también conocida como biofilm dental, y está asociada al inicio y desarrollo de las caries dentales. 

¿Cómo produce las caries la bacteria Streptococcus mutans?

Esta bacteria se puede transmitir por dos vías; directa o indirectamente. La segunda es la menos frecuente, ya que se transmite por las microgotas de salida con unidades que formen colonias inanimadas. Su supervivencia fuera de la boca es de aproximadamente 24 horas.

Por su parte, la transmisión directa es más frecuente, dándose cuando hay una aproximación o contacto estrecho entre dos personas. Por ejemplo, a través de un beso. En este caso, los microorganismos diseminados en las góticas de la saliva son recibidos por la otra persona.

Pero, ¿qué papel juega esta bacteria en la aparición de caries?  Primero de todo hay que entender la gran capacidad adhesiva de esta bacteria. Para que se produzca la colonización bacteriana en nuestros dientes, antes debe haberse formado una fina capa de proteínas salivales sobre la superficie del diente.

En este aspecto, el Streptococcus mutans tiene una adherencia muy superior al de otras bacterias, permitiendo que otras bacterias queden más adheridas al diente una vez que se ha formado la capa protectora, y favoreciendo la creación de una pequeña colonia.

Para hacerse más fuertes, obtienen su energía de los alimentos que se ingieren, como los hidratos de carbono y otras sustancias de las que aprovechan la glucosa, sacarosa, galactosa o el almidón. ¿Cómo lo hace? Fermentando todos los compuestos para obtener sus enzimas y proteínas que le permiten romper las moléculas de hidratos de carbono. 

Más típico en niños que en adultos

Los estudios llevados a cabo, como por ejemplo el estudio de Machado-Tan y Reyes-Labarcena han demostrado que la presencia del Streptococcus mutans es más frecuente en niños pequeños que en adultos.

No es ninguna sorpresa, ya que en las primeras etapas de nuestra vida salivamos mucho más y entramos en contacto con más objetos, por lo que la transmisión directa e indirecta es más frecuente.

En la etapa adulta hay menor riesgo, pues existe una rutina de higiene bucal. Ello no elimina la posibilidad de la transmisión, por ejemplo, al intercambiar saliva con un beso o por el contacto indirecto al beber de la misma botella. Pero es bastante bajo.

Las cinco etapas de la patogenia de caries dental

El proceso de aparición de caries por la bacteria Streptococcus mutans no es inmediato; En total se producen 5 etapas:

  • Los microorganismos de instalar en la boca, aprovechando la adherencia de esta bacteria.
  • Se produce un aumento de la actividad microbiana en el diente, en el que los microorganismos cariogénicos aceleran su multiplicación y aumentan el nivel de infección.
  • Las bacterias producen una desmineralización del diente, reduciendo el pH a niveles por debajo del 4.5, lo que disuelven los cristales de fluorapatita.
  • Dado que nuestra boca está en contacto con nuestra saliva, esto permite recuperar niveles de pH, pero al mismo tiempo favorece a las bacterias, ya que permite la llegada de nuevas bacterias.
  • Finalmente, si el proceso de desmineralización es continuo, el diente se rompe o aparecen caries.

La importancia de una buena higiene dental para combatir la bacteria Streptococcus mutans

Tal y como hemos explicado a lo largo de esta noticia, es una bacteria que, principalmente, esta bacteria favorece la aparición de caries, especialmente en los niños.

Por esta razón es muy importante comenzar desde edades tempranas a acostumbrar a los pequeños de la casa a una correcta higiene dental. Además, hay que tomar otras precauciones:

  • Lavar los objetos que hayan mordido o chupado, para desinfectarlos.
  • Evitar que beban de la misma botella que otros niños. Por supuesto, los adultos deben evitar compartir la botella con sus hijos.
  • Acostumbrar al niño a una buena higiene bucal, limpiando los dientes tras cada comida.
  • Utilizar un colutorio o enjuague bucal para que elimine las bacterias.
  • Acudir al dentista al menos 1 vez al año para una revisión.

Para garantizar una limpieza a fondo de la boca, estaría bien acostumbrar a tus hijos a utilizar un irrigador dental, ya que elimina casi al completo la placa dental e impedirá que se formen colonias bacterianas o capas de sarro.