Saltar al contenido
Descubre si debes usar el irrigador dental antes o despues del cepillado

El irrigador dental: ¿Se usa antes o después del cepillado?

Los especialistas recomienda utilizar el irrigador dental después del cepillado de la noche, considerado el más importante de la jornada.

Aunque esa sea la recomendación general, hay situaciones en las que va a ser más beneficioso utilizar el irrigador antes del cepillado. Veamos los pros y contras de utilizarlo tanto antes como después del cepillado, y que así puedas determinar cuál sería la mejor opción para ti.

Ventajas de usar el irrigador antes o despues del cepillado

Antes del cepillado

Estas son las ventajas y desventajas de utilizar el irrigador dental antes del cepillado:

Pros

  • Ablanda la placa bacteriana y el sarro, ayudando a que sea más fácil retirarla después con el cepillo de dientes.
  • Expulsa la mayor parte de los restos de comida entre los dientes. El cepillado posterior podrá terminar de extraer los restos más atrapados.
  • Para quienes utilizan aparato, es mucho más práctico usar primero el irrigador, ya que elimina los restos de comida pegados a la ortodoncia.
  • El irrigador permite limpiar las bolsas periodontales*, expulsado la suciedad de ellas. Después, usando el cepillo puede eliminarse completamente de los dientes y boca.

Cons

  • Algunos restos de comida pueden estar muy pegados y el irrigador no podrá extraerlos.

* Una bolsa periodontal es como un bolsillo que se forma entre el diente y la encía cuando hay enfermedad en las encías

Después del cepillado

A continuación puedes ver los pros y los contras de utilizar el irrigador bucal después del cepillado:

Pros

  • El uso del cepillo al inicio ayuda a movilizar la placa, haciendo que sea más fácil “fragmentarla” con ayuda del irrigador.
  • Para los que sufren de inflamación de encías o sensibilidad dental, el uso del irrigador puede aliviar el dolor o las molestas causadas por el cepillado.
  • El chorro del irrigador ayudará a expulsar los restos de sarro, o fragmentos de placa, que hayan quedado en la boca.
  • Tras el cepillado, puede usarse combinarse el irrigador con enjuague bucal, y así mejorar la desinfección bucal y quedar con una sensación de frescura.
  • En el caso de sufrir sangrado de encías, se aplica un cepillado suave, y después el irrigador, con su chorro, ayuda a completar la limpieza y aliviar el dolor.

Cons

  • Según algunos expertos, como el cepillo de dientes ha removido parte de la placa previamente, el contacto del chorro de agua con los dientes puede dañarlos.
  • Para los que sufren de periodontitis, el cepillo de dientes podría hacer que los restos de comida acabaran atrapados en la bolsa periodontal, haciendo más difícil extraerlos con el chorro.

Un debate interminable

En el siguiente vídeo, podrás escuchar la opinión de diversos especialistas sobre sus preferencias y explicaciones a la hora de elegir el orden entre el cepillado y el uso del irrigador. Como verás son diversas, y no hay un criterio único e indiscutible:

Conclusión

Como puedes ver cada opción tiene sus pros y sus contras. Para aquellos usuarios de ortodoncia o personas que padecen periodontitis es más interesante usar el irrigador antes del cepillado. Por otro lado, usarlo después del cepillado, además de completar la limpieza de restos, puede mejorar el proceso de desinfección si se combina con enjuague bucal. Esta segunda forma de proceder, es además la secuencia recomendada para quienes sufren de inflamación de encías o sensibilidad dental.

Es importante que en caso de duda, consultes a un dentista o especialista en salud bucal calificado antes de hacer cambios significativos en su rutina de cuidado dental. Solo un profesional puede proporcionar consejos personalizados y diagnósticos precisos basados en su historial médico y condición actual. Este contenido se ofrece únicamente con fines informativos y educativos.

También te puede interesar