Saltar al contenido

¿Puedo usar el enjuague bucal para tratar la gingivitis?

¿Cómo puede ayudarte el enjuague bucal con la gingivitis?

El enjuague bucal no solo sirve para eliminar las bacterias de la boca, también puede tener un efecto relajante en algunas afecciones. ¿Servirá para la gingivitis?

¿Cómo saber si tienes gingivitis?

Esta afección es el inicio de la enfermedad periodontal, la cual consiste en una inflamación e infección que destruye el tejido que soporta los dientes: Encías, ligamentos, el hueso…

Se produce por la acumulación de placa en los dientes, que van formando pequeños depósitos de este material pegajoso. Estos funcionan como protección de las bacterias, moco y residuos de alimentos. De no eliminarse, se convierte en un depósito duro denominado comúnmente como sarro, o cálculo.

¿Cómo ayuda el enjuague bucal a combatir la gingivitis?

Hay que dejar una cosa clara: Usar el enjuague no elimina la gingivitis, para eso tendrá que acudir a su dentista, sino que más bien sirve como medida preventiva y ayuda a reducir sus efectos.

En el mercado hay una gran variedad de marcas, así como diversas variantes para según las necesidades de los clientes. 

En el caso de padecer gingivitis, lo que necesita es un enjuague que sirva para un tratamiento de inflamación para encías y, sobre todo, que contenga clorhexidina.

¿Qué es la clorhexidina?

Se trata de un antiséptico con una fuerte acción bactericida y fungicida. Por este motivo es muy utilizado en la odontología para curar lesiones leves de la mucosa bucal, o para tratar enfermedades periodontales.

Su función es eliminar y evitar el crecimiento bacteriano, con sus componentes desinfectantes que impiden que las bacterias se reproduzcan en la boca. En otras palabras, si contiene este componente, será el enjuague bucal perfecto para desinflamar encías al mismo tiempo que elimina las bacterias.

¿Tiene alguna contraindicación?

La clorhexidina no es mala siempre y cuando no se abuse de ella y se aplique de forma correcta.

Entre sus efectos negativos, se encuentran la alteración del gusto o manchas en encías y dientes, pero solo si se abusa mucho de ella. Una vez que se termina un tratamiento, estos efectos desaparecen.

Así que recuerda: Puedes usar el enjuague bucal para las encías inflamadas que contentan este componente, pero sigue a rajatabla las indicaciones de tu dentista y del fabricante.

¿Cómo usar el enjuague bucal con gingivitis?

Por supuesto, es importante que acudas al dentista, y así pueda asesorarte sobre el procedimiento a seguir según lo avanzada que esté la enfermedad.

¿Nuestro consejo? Sigue estos pasos cada vez que te cepilles los dientes:

  • Cepíllate los dientes tras cada comida (mínimo tres veces al día), usando una pasta de dientes diseñada específicamente para combatir la placa bacteriana.
  • Asegúrate que el cepillo es de cerdas suaves, para que no dañe las encías ni resulte molesto.
  • Para retirar los alimentos entre los dientes, utiliza hilo dental.
  • Enjuagar la boca con el enjuague bucal.
  • No te enjuagues la boca con agua tras usarlo.
  • Espera al menos 30 minutos antes de beber o comer algo.

Si te resulta molesto usar el hilo dental, puedes utilizar un irrigador dental, que además se ha demostrado que son muy útiles para aquellos que sufren de gingivitis o periodontitis.

Y, aunque no debería hacer falta decirlo, deberás dejar el tabaco, que resulta nocivo para los dientes, y controlar el consumo de alcohol.