Saltar al contenido

Consejos para el cuidado de Dientes y Encías

Mantener una buena higiene bucal es esencial para la salud general, y una rutina diaria efectiva es clave para lograrla.

Los tres elementos clave para una correcta rutina de higiene

Para mantener los dientes y las encías limpios, es importantísimo establecer una rutina de higiene diaria, tal y como te vamos a explicar a continuación:

Cepillado Efectivo

Para un cepillado efectivo, se recomienda cepillarse los dientes al menos dos veces al día durante dos minutos. Utilice un tamaño adecuado de pasta dental con flúor y cepille en un ángulo de 45 grados hacia la línea de las encías, usando movimientos suaves y circulares. Es importante elegir un cepillo de dientes de cerdas suaves y cambiarlo cada tres o cuatro meses.

Uso de un Irrigador Bucal

El irrigador dental, también conocido como hidropulsor, es una herramienta eficaz para limpiar entre los dientes y debajo de la línea de las encías. Utiliza un chorro de agua a presión para eliminar los residuos de alimentos y la placa en áreas donde el cepillo de dientes no puede llegar. Es especialmente útil para personas con aparatos ortopédicos, implantes, coronas o puentes.

Enjuague Bucal

Los enjuagues bucales antibacterianos y con flúor son excelentes complementos para la limpieza diaria. Ayudan a reducir la placa, prevenir la caries y refrescar el aliento. Siga las instrucciones en la etiqueta y evite enjuagar con agua inmediatamente después para maximizar sus beneficios.

Tips para el cuidado de dientes y encías

Tener una buena rutina de higiene oral es muy importante, pero también debes eliminar de tu dieta ciertos alimentos e intentar reducir, aunque sería mejor eliminar, el consumo de productos dañinos para tus dientes.

A continuación, vamos a darte una serie de tips para que puedas mantener tus dientes y encías sanos:

Comer regaliz

Según este estudio, publicado en el British Dental Journal, algunos componentes de la raíz seca del regaliz ayuda en la prevención de caries, la deterioración de los dientes y las enfermedades de las encías.

Las propiedades nutricionales de esta planta ayudan a luchar con las bacterias que intervienen en la aparición de la periodontitis, ayudando a prevenirla.

Limpia tus dientes y encías con alimentos

Algunos alimentos sirven para eliminar restos de los alimentos que han quedado entre los dientes y encías, cumpliendo la función de limpiadores.

Un ejemplo de esto es la manzana. Al morderla, se produce un efecto de limpieza que ayuda a eliminar los agentes nocivos de la placa bacteriana, y su líquido penetra entre las encías, eliminando los restos que puedan quedar atrapados.

Evita el consumo de alcohol y tabaco

El consumo prolongado de bebidas alcohólicas y el tabaco no es sólo dañino para el hígado, los pulmones o nuestro aparato digestivo, sino también para la cavidad bucal.

Son sustancias que favorecen la aparición de infecciones, aumentando la irritación e inflamación de encías. Es más, son responsables de multitud de enfermedades, como el cáncer de garganta o la boca seca.

Reduce el consumo de bebidas ácidas

Las bebidas ácidas son muy perjudiciales para la boca, ya que su contenido en azúcar es muy alto.

Es más, es costumbre tomarlas frías, lo que hace que tengan un efecto aún más dañino para la boca, pues el daño es aún más alto. Es aconsejable evitarlas o, por lo menos, moderar su consumo.

Mucho cuidado con los alimentos cítricos

Los cítricos tienen muchas propiedades nutricionales para nuestra salud, no obstante, su abuso es muy perjudicial para los dientes.

De hecho, si buscas remedios caseros o naturales, verás que algunos recomiendan, por ejemplo, el jugo de limón. Nada más lejos de la realidad, pueden dañar severamente los dientes, por lo que hay que consumirlos con sumo cuidado, sin abusar.

Elección de Alimentos

Además de la rutina también podemos llevar cuidado con los alimentos que ingerimos, al fin y al cabo antes de llegar al estómago pasan por los dientes.

La elección de alimentos juega un papel importante en la salud bucal. Es recomendable limitar azúcares y almidones y optar por alimentos más saludables como:

  1. Leche: Es una fuente importantísima de calcio, el mineral responsable de fortalecer nuestros huesos, entre los que se encuentran los dientes.
  2. Queso: Un alimento producido utilizando lácteos, que ayuda a fortalecer los dientes por su contenido en calcio y fosfato. Además, contiene una proteína llamada caseína, que ayuda a estabilizar y reparar el esmalte.
  3. Manzana: Cómo hemos dicho anteriormente, sirve para limpiar la superficie de los dientes y ayuda a producir más saliva, previniendo la boca seca.
  4. Zanahorias: Al masticarlas crudas, fortalecen los dientes y los mantienen limpios, evitando la formación de bacterias y la placa dental. Por si fuera poco, son ricas en fibra, lo que ayuda a producir más saliva para proteger las mucosas y regular el pH de la boca.
  5. Salmón: Alimento rico en omega-3 y vitamina D, ayudando al organismo a absorber el calcio.
  6. Pescado azul: Aquellos pescados que pertenecen a la categoría de “azul”, como el atún, la trucha, la anchoa o el jurei son riquísimos en vitamina D, lo que facilita la absorción del caico y el fósforo de otros alimentos.
  7. Huevos: Un alimento muy rico en fósforo y vitamina D, que son esenciales para la absorción del calcio para fortalecer los dientes. También contribuye a la formación de esmalte.
  8. Naranja: Es un alimento del que no debe abusarse para el cuidado de la boca. Sin embargo, es una fuente de calcio, vitamina C y D, ayudando a eliminar las bacterias dañinas, evitando la formación de placa y caries. Recuerda; Cómo es un alimento ácido, tras unos minutos enjuaga tu boca con agua.
  9. Frutos secos: Especialmente los anacardos, las almendras y las nueces son una fuente muy importante de calcio y minerales. Si vas a tomar frutos secos duros, machácalos o triturarlos para que no te cueste masticarlos y así no dañar los dientes. Evitar los que estén tostados o fritos.
  10. Kiwi: Esta fruta es muy rica en vitamina C, contribuyen al mantenimiento del colágeno en la encía y evitando la aparición de enfermedades periodontales.
  11. Fresas: Es un alimento que contiene xylitol, un edulcorante natural que es parecido al azúcar, pero menos perjudicial para tu salud oral.
  12. Verduras de hojas verdes: Todas las verduras que sean de hoja verde son muy ricas en fibra y fáciles de masticar, teniendo un efecto depurativo y de limpieza de la boca.
  13. Apio: Muy rico en ácido málico, que favorece la producción de saliva, elimina manchas y mantiene limpia la dentadura.
  14. Arándanos: Por sus componentes sirven para mantener la encía sana, combatiendo enfermedades periodontales como la gingivitis o la periodontitis.
  15. Chocolate negro: Los chocolates con alto porcentaje de cacao, al menos del 80%, son ricos en teobromina, una sustancia que fortalece el esmalte dental y protege los dientes contra las bacterias responsables de las caries.

Chequeos Dentales Regulares y Prevención de Enfermedades

Visitar al dentista regularmente para chequeos y limpiezas profesionales es vital para mantener una buena salud bucal. Durante estas visitas, se pueden detectar problemas como caries y enfermedades de las encías en sus etapas tempranas. Mantenerse informado sobre las mejores prácticas de cuidado bucal y las últimas recomendaciones puede ser un gran beneficio para su salud bucal. Pregunte sobre los selladores dentales, que pueden ofrecer una capa protectora adicional contra las caries.