Saltar al contenido

¿Tiene Contraindicaciones el Irrigador Dental?

Cuando hablamos de contraindicaciones nos referimos a las situaciones en las que no se recomienda el uso de del irrigador. Esto no quiere decir que su utilización esté vetada, son solo situaciones en las que tendrás que tener especial cuidado.

Las situaciones en las que usar un irrigador dental puede suponer problemas son:

  • Heridas en la boca: Si tienes llagas o acabas de someterte a una operación, como puede ser la extracción de una muela, nunca debes usar un irrigador. El chorro no solo resultará molesto, sino que además podría entrar en contacto con la herida, abriéndola y alargando el tiempo de cicatrización. 
  • Enfermedad periodontal avanzada: Si se sufre periodontitis, las encías son muy sensibles, y el entrar en contacto con un chorro de agua a presión no hará más que hacerte sentir más dolor.
  • Infección dental activa: Si sufres de alguna infección, espera a que los medicamentos hagan efecto antes de volver a usar el irrigador, o el dolor te resultará insoportable cuando el chorro entre en contacto con la raíz del diente. 
  • Implantes: Algunos dentistas recomiendan usar el irrigador para limpiar el diminuto espacio que queda entre la corona y el diente, o para puentes e implantes. Sí, puedes hacerlo si utilizas el nivel de presión más bajo. Pero, ¿si usas el más potente? Puede debilitar el cemento y despegar el diente.

En pocas palabras, no se trata de que el irrigador dental tenga desventajas, sino más bien que tengas en cuenta tu situación personal, y valores si puedes usar o no el irrigador.

Para evitar problemas, antes de comprar un irrigador habla con tu dentista, para que realice un diagnóstico completo de tu boca y te explique como proceder.

Precauciones a la hora de usar el Irrigador Bucal

Ten en cuenta que un irrigador bucal es un dispositivo que permite usar flujos de agua a alta presión para limpiar los dientes y la cavidad bucal. Para aquellos que actualmente están padeciendo síntomas severos de inflamación o dientes flojos, no recomendamos usarlo, ya que podría empeorar los síntomas.

No se debe abusar del uso del irrigador bucal. Muchas personas tienen altas expectativas de blanqueamiento o eliminación rápida de placa, y pueden creer que por utilizarlo más veces más a lograr estos objetivos antes. El uso excesivo puede resultar en daño a los dientes o encías. Usar un irrigador bucal una o dos veces al día es más que suficiente.

Quien no debería usar Water Flossers

  • Personas con caries.
  • Aquellos con enfermedades de las encías como periodontitis o que ya han formado bolsas periodontales, espacios o aberturas alrededor de los dientes bajo la línea de las encías.
  • Quienes tienen dientes sensibles no deben emplear un irrigador bucal, ya que la sensibilidad generalmente es un síntoma de otras condiciones bucales.
  • Aquellos que se han sometido a tratamientos de conducto, implantes dentales u otros procedimientos quirúrgicos relacionados con la salud bucal, no deben usarlo sin la guía de un dentista.
  • Los niños menores de 12 años sin supervisión de un adulto. Es difícil para los niños controlar la vibración de alta frecuencia y podrían dañar los dientes y las encías.

También te puede interesar