Saltar al contenido

Cómo cepillarme la lengua ha cambiado mi vida

A ver, el titular de «cómo cepillarme la lengua ha cambiado mi vida» es un poco exagerado, pero sí que es cierto que he notado diferentes mejoras. Déjame que te explique algo.

Yo pensaba que no era bueno cepillarse la lengua

Por algún lado leí que en la lengua hay una microbiota, una familia de bacterias que pueden ser beneficiosas para nosotros, y me quedé con la idea de que no sería muy bueno acabar con ellas.

Esta creencia cambió en mí después de leer un artículo médico que justo decía lo contrario. La info que encontré era mucho más fiable y finalmente decidí hacer la prueba.

La lengua: un refugio de bacterias

Según este estudio, de no limpiar correctamente la lengua, las bacterias pueden llegar a los dientes o, lo que es peor, empeorar problemas de salud dental. Tú mismo puedes consultar el estudio aquí: la microbiota subgingival y lingual durante el inicio de la periodontitis, realizado en colaboración la Universidad de Michigan y The Forsyth Institute.

También está esta otra investigación de la Asociación Americana de Microbiología sobre las diferencias entre las bacterias de pacientes con halitosis y pacientes sanos. Muy esclarecedor

¿Cuáles fueron las conclusiones de los estudios?

En ambos estudios se eligieron personas al azar que cumplieran con los requisitos previamente establecidos: Rango de edad, tener alguna afección bucal o estar sanos.

Se les notificó una serie de procedimientos que deberían seguir mientras durasen las pruebas, tomando muestras tanto al inicio como durante el tiempo que duraron ambos experimentos.

Los resultados, si bien fueron bastante variados, dejaron en claro que las bacterias presentes en la lengua estaban muy relacionadas con las afecciones que sufrían los pacientes, demostrando que problemas como la halitosis o la periodontitis también puede estar ligado a una mala higiene de la lengua.

En nuestra boca viven cerca de 700 especies de bacterias, y la mayoría residen en nuestras papilas gustativas. Tras los últimos estudios, esto también demostró que una mala higiene lingual puede afectar a nuestro sentido del gusto, así como provocar otro tipo de enfermedades que afectarán a nuestra boca.

Los beneficios de limpiar bien la lengua

El mayor beneficio que he obtenido de cepillarme la lengua con frecuencia, es que mi aliento se ha vuelto más fresco y duradero. Apenas se me han generado tonsiololitos, y también siento que la salud de mis dientes ha mejorado.

Que es bueno no lo digo yo solo, los investigadores que hicieron el estudio que te mencionaba arriba, llegaron a la conclusión de que cepillarse la lengua puede tener también estos beneficios:

Prevenir la aparición de caries

Las bacterias de la lengua pueden acabar en los dientes. A fin de cuentas, están muy cerca y entran en contacto continuamente. Así que no es difícil que las responsables de provocar caries pasen de una zona a otra.

Eliminación de cierto tipo de halitosis

El estudio demostró que la halitosis proviene de una capa que se va formando en la lengua, denominada como cubrimiento lingual. Principalmente, se acumulan en la parte posterior. Es una de las principales causas de la halitosis. El cepillado habitual de la lengua elimina esta capa y llega a eliminar este tipo de halitosis.

Mejor sentido del gusto

En el interior de nuestra boca conviven bacterias buenas y otras malas. Este segundo grupo pueden afectar a nuestro sentido del gusto, ya que dañan nuestras papilas gustativas. Llevando una correcta higiene lingual te permitirá disfrutar mejor de la comida.

Reducir ciertas enfermedades

¿Limpiar la lengua solo reduce el riesgo de las afecciones que hemos mencionado? No, también evita que las bacterias penetren en el interior de nuestro aparato intestinal y la garganta, reduciendo la posibilidad de padecer ciertas enferme

¿Cómo puedes llevar una buena higiene lingual?

Muchas personas utilizan la parte posterior del cepillo de dientes, o las propias cerdas, para limpiar la lengua. ¿Es correcto? Puede servir, pero creo que no es lo más higiénico, ni lo más cómodo.

En la foto destacada de este artículo me ves con un cepillo eléctrico, pero en realidad, te recomendaría usar uno normal, que seguro que tienes por casa.

Lo ideal, es utilizar un raspador de lengua, o utilizar un irrigador que incluya un cabezal para la lengua. Así limpiarás a fondo la superficie de la lengua, debilitando las bacterias para que sea más fácil de eliminar. Si lo compras con alguno de nuestros enlaces, pues nos ayudas a seguir con este trabajo, que de algo hay que vivir.

Raspador de lengua; Acaba con todas las bacterias

El raspador de lengua de la marca Oralbrush es el mejor valorado por los clientes en Amazon, destacando por unas cerdas suaves que alcanzan las grietas de la lengua para eliminar las bacterias, y no resultan molestas al hacer fuerza para eliminar la mancha blanca.

Usarlo es muy sencillo; Antes del cepillado hay que pasar las cercas por la lengua, sin hacer demasiada fuerza, para limpiar su superficie. Enjuágate la boca y procede seguir con tu rutina de higiene dental habitual.