Saltar al contenido
Descubre como un irrigador bucal para eliminar tonsilolitos

Irrigador bucal y tonsilolitos

¿Qué son los tonsilolitos?

La función principal de las amígdalas es capturar y atrapar las bacterias antes de que penetren en la cavidad oral. Estas tienen pequeños pliegues, en las que las bacterias y alimentos se acumulan, formando unas sustancias que se parecen a los cálculos. Esto es lo que los médicos llaman tonsilolitos, piedras en las amígdalas.

Es decir, se trata de un cálculo amigdalino, formándose en las amígdalas como consecuencia de la acumulación de patógenos y restos de comida en la zona.

¿Cuáles son las causas de los tonsilolitos?

Lo cierto es que es una afección que no es muy frecuente, debiéndose a las siguientes causas:

  • Mala higiene bucal: No tener una buena higiene oral aumentará la posibilidad de desarrollar tonsilolitos, así como otro tipo de infección.
  • Bacterias orales: En nuestra boca conviven bacterias positivas y negativas. Pero, si la higiene dental es deficiente, se acumulan en el diente y pueden provocar varias infecciones.
  • Aumento de la secreción de mucosidad.
  • Tener alguna enfermedad como xerostomía, que dificulta la producción de saliva.
  • Disminución de leucocitos.
  • Fumar.

¿Es lo mismo que la amigdalitis?

Mucho cuidado, porque no se deben confundir, pues son afecciones totalmente diferentes. Aunque es cierto que, en algunos casos, los tonsilolitos pueden llevar a padecer amigdalitis, esta enfermedad se produce por la inflamación de la zona.

El tratamiento tampoco es igual, ya que en le caso de los tonsilolitos hay que retirar los cristales que se han adherido a la zona de las amígdalas, mientras que con la amigdalitis hay que tomar medicamentos para reducir la inflamación.

Los síntomas de los tonsilolitos

Aquellos que tengan tonsilolitos notarán alguno de estos síntomas:

  • Mal aliento o halitosis.
  • Molestia al tragar.
  • No podrá deglutir con normalidad.
  • Aparecerán piedras en las amígdalas.
  • Sentirán como un cuerpo extraño en la garganta.
  • Dolor constante en la zona de las amígdalas.
  • Desarrollo de amigdalitis.
  • Molestias en el oído.
  • Infecciones bucodentales.
  • Ardor de garganta.

¿Cómo puede ayudar un irrigador a eliminar los tonsilolitos?

Aunque existen varios métodos para deshacerse de los tonsilolitos, el más efectivo, y menos dañino, es utilizar un irrigador dental.

¿Por qué usar un irrigador dental para retirar los tonsilolitos?

Los irrigadores bucales permiten alcanzar lugares de nuestra cavidad bucal que, normalmente, no podrías alcanzar con otros utensilios de higiene bucal.

Pero no hace falta introducir todo el irrigador en la boca, pues el chorro alcanzará fácilmente las amígdalas, retirando los cristales que se forman gracias a su potencia del chorro.

Regulación del chorro para eliminar los tonsilolitos

El mayor punto a favor de los irrigadores para retirar los tonsilolitos es que te permiten regular la potencia del chorro.

Dirige la boquilla del irrigador hacia tus amígdalas y activa el chorro, empezando con los niveles más bajos. Poco a poco aumenta la potencia, hasta llegar al nivel medio, ya que los niveles más altos pueden resultar molestos. 

Para estos casos se recomienda utilizar un irrigador de baja presión. El chorro de agua penetra en las cavidades de las amígdalas, desprendiendo poco a poco los tonsilolitos. Eso sí, hay que tener mucho cuidado, porque al desprenderse estas pueden caer hacia la garganta y al tragarlas te puede dar un golpe de tos.

Si eres propenso a los tonsilolitos, es recomendable usar regularmente un irrigador dental para limpiar las amígdalas, evitando que se formen esas piedras. Además, el chorro de agua tibia ayudará a relajar la inflamación y la molestia en la garganta. 

¿Qué tipo de irrigador bucal se debe usar para los tonsilolitos?

En el mercado encontrarás cientos de irrigadores. Pero, ¿cuál es el más indicado para ayudarte a deshacerte de los tonsilolitos de tu garganta?

Sin lugar a dudas los irrigadores de Waterpik, ya que te permiten regular potencia de 20 a 120 psi. Además, la marca cuenta con modelos tanto de sobremesa como portátiles, así podrás elegir el diseño que te resulte más cómodo, o mejor se ajuste al tamaño de tu baño.

Si crees que un chorro tan potente te puede provocar molestias, tienes la opción de comprar irrigadores manuales o de grifo. Estos no tienen motor interno, por lo que no superan los 15 psi de potencia, la cual es más suficiente para eliminar los tonsilolitos.

Te puede interesar también