Saltar al contenido

¿El bruxismo está asociado con cambios en las vías neuronales?

El bruxismo, ¿está ligado a la neurofisiología? Esta es la pregunta que ha intentado responder el siguiente estudio, recopilando diferentes investigaciones para determinar si esta afección bucal tiene que ver con cambios en las vías neuronales.

¿Qué es el bruxismo?

Se define como la acción de apretar, golpear o rechinar los dientes. Está considerado como un movimiento parafuncional, es decir, no tiene ninguna función útil y es realizado inconscientemente.

Debido a este movimiento inconsciente, se utiliza un 30-60% de la fuerza que normalmente usamos para masticar los alimentos. Al prolongarse en el tiempo, acaba produciendo molestias en la boca, al apretarla, por ejemplo mientras dormimos.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

En realidad, aún no se ha determinado cuál puede ser la causa del bruxismo, por lo que solo hay conjeturas.

Según las teorías, podemos dividir los factores en:

  • Periféricos: También conocidos como morfológicos. Hacen referencia a dientes desalineados o una mala oclusión dental. No es la causa más habitual del bruxismo, pero puede producir que los dientes choquen y dolores articulares.
  • Factores centrales: Estos son los que están relacionados con la actividad neuronal. Por un lado, están los fisiopatológicos, que indica que el bruxismo se produce durante las horas de sueño por una alteración en la actividad neuronal. Por otro, están los factores psicológicos, indicando que el bruxismo puede estar producido por el estrés, la ansiedad o cambios en el estado de ánimo.

El bruxismo también aparece por otras enfermedades

Durante varias investigaciones se ha detectado que muchísimas personas padecen bruxismo debido a varias enfermedades, como:

  • Alzheimer
  • Síndrome de la tourrette
  • Síndrome de Rett
  • Parkinson

No siempre se acaba dando el caso, y no se ha logrado relacionar este movimiento involuntario de la mandíbula con las enfermedades. Pero esto valdría como una pequeña prueba que ciertos cambios neuronales podrían provocar bruxismo.

¿Qué es lo que dice el estudio?

El objetivo del estudio era revisar los diferentes estudios clínicos que evaluasen cambios de neuroplasticidad inducidos por, o asociados, al bruxismo.

Tras realizar búsquedas e investigar en cinco bases de datos, se incluyeron los estudios clínicos que utilizarán técnicas neurofisiológicos en la evaluación de los cambios de neuroplasticidad en participantes sanos antes y después de realizar la acción de apretar los dientes, comparando los resultados entre bruxistas y no bruxistas.

Se identificaron un total de 151 artículos; Ocho de estos estudios evaluaron a bruxistas y no bruxistas, de los cuales cinco detectaron diferencias en la actividad cerebral, mientras que los otros tres no encontraron ninguna diferencia.

Aun con todo, todos los estudios sugieren diferencias en la excitabilidad central entre bruxistas y no bruxistas. Si bien el metanálisis no reveló diferencias estadísticamente significativas, el bruxismo parece estar asociado a distintas diferencias en las vías neuronales responsables del control de los músculos de la mandíbula. Por desgracia, no se pudo llegar a una conclusión definitiva que demostrase la teoría de que el bruxismo pueda estar relacionado con la neurofisiología.

No siempre notamos los síntomas del bruxismo

La mayoría de personas no sabe que padece bruxismo, porque es un acto que realizamos de forma involuntaria y no se dan cuenta. De hecho, si tenemos el hábito, hay que intentar corregirlo y evitarlo.

Recordemos que es un acto involuntario, que podemos hacer, por ejemplo, mientras dormimos por la noche o mientras estamos trabajando y no nos damos cuenta. En sí, no es un trastorno peligroso, pero puede causar lesiones dentales permanentes.

Si por las mañanas notas dolor en la mandíbula, o a lo largo del día te percatas que aprietas demasiado los dientes cuando tienes la boca cerrada, debes acudir cuánto antes al dentista para comprobar el estado de tus dientes para evitar posibles lesiones como erosiones, grietas o que se rompan.