Saltar al contenido

Qué comer cuando te sacan una muela

¿Qué alimentos puedes comer cuando te sacan una muela?

El proceso de recuperación tras la extracción de un diente varía mucho según cuál ha sido la pieza que han quitado; Ya que no es lo mismo quitar un diente de la parte inferior de la superior, o del fondo de la boca a la zona cercana al centro.

Veamos cuáles son los alimentos que puedes comer y cuáles debes evitar cuando te han sacado una muela.

¿Qué comer después de la extracción de una muela?

Toda intervención conllevará su debido proceso de recuperación, solo que, dependiendo de dónde haya sido y, sobre todo, si han podido extraer la pieza sin problemas o han tenido que aplicar una breve cirugía para abrir la encía y extraer la muela, será de mayor o menor tiempo.

Pongámonos en el caso de una operación con cirugía, la  cual llevará más tiempo de recuperación. Esto es lo que deberías comer:

Primeras 12 horas

El mismo día que te hayan realizado la intervención seguramente pierdas el apetito, y una vez que la anestesia deje de hacer efecto, comenzarás a sentir molestias.

Pero no puedes estar sin comer, sobre todo porque tendrás que tomar medicación. Así que el primer día toma cosas ligeras como yogures, queso fresco, quesitos, natillas o cremas frías. Si sientes inflamación puedes tomar un polo frío casero, pero solo chupándolo o lamiéndolo, ni se te ocurra morderlo.

Primer día tras la extracción

Nuestro cuerpo necesita energía, así que no podemos mantenernos a base de alimentos tan suaves. Pasadas las primeras 12 horas es el momento de empezar a introducir alimentos un poco más fuertes, aunque seguirán siendo suaves.

Por ejemplo, puedes comer una tortilla francesa, puré de patatas o un caldo de pollo con un poco de fideos y alguna patata machada para que no te cueste tragar. También puedes comer pan de molde, que al ser tan blando no cuesta mucho masticar (ni se te ocurra tostarlo ni comer pan de barra).

Para fortalecer los dientes, toma un vaso de leche por la mañana y la tarde, alternándolo con yogures que sean ricos en calcio

¿Te han sacado una muela? Estos son los alimentos que puedes comer

A partir del tercer día

Cómo hemos mencionado, según el tipo de intervención que te hayan realizado, en el tercer día puede que ya comiences a notar mucha mejoría y puedas comer cosas más sólidas. Pero si ha sido una complicada, y aún sientes muchas molestias, deberías seguir con los alimentos anteriormente mencionados.

Toma crema de verduras que te ayuden a obtener nutrientes y proteínas, así como un pescado que sea muy suave, como por ejemplo la merluza, y que no requiera de hacer mucha fuerza para comer.

Días siguientes al cuarto día

Poco a poco ve introduciendo alimentos más sólidos, pero siempre masticando con cuidado. La cicatrización aún estará en proceso, y puede resultar molesto los alimentos más duros.

Si quieres tomar tostadas, sigue recurriendo al pan de molde, que al tostarlo seguirá siendo más blando que una barra de pan normal. 

Carnes, verduras… Puedes irlas incorporando a tu dieta poco a poco. Piensa que al principio te sentirás un poco raro al hacer más fuerza tras tantos días comiendo alimentos suaves, pero no te preocupes, es normal.

Alimentos que debes evitar cuando te quitan una muela

Estos son los alimentos que debes evitar a toca costa cuando te sacan una muela:

Ácidos

Alimentos muy ácidos, como el vinagre o los cítricos, están prohibidos, especialmente en las operaciones con cirugía. Pueden producir fuertes dolores en la zona de la extracción.

Picantes

Exactamente igual que los ácidos, influirán negativamente en el proceso curativo, aumentando la irritación, el dolor y la inflamación.

Crujientes o duros

Al menos durante la primera semana (dependiendo el tipo de extracción), tienes que evitar alimentos que requieran mucha fuerza al masticar, como snacks crujientes, frutos secos, semillas o pan tostado.

Bebidas alcohólicas

Elimina cualquier tipo de bebida alcohólica de tu dieta durante unas semanas, ya que vas a tener que tomar medicamentos, analgésicos y seguramente antibióticos, durante varios días para reducir la inflamación, el dolor y evitar posibles infecciones.