Saltar al contenido
Desucbramos si es es bueno usar irrigador bucal hablando de sus beneficios y precauciones al usarlo

¿Es bueno el uso del irrigador dental?

Sí, es bueno. Según los expertos, el uso del irrigador ayuda a eliminar un 99.9% de la placa bacteriana, así como un 100% del sarro.

¿son buenos los irrigadores bucales? Resolvemos esta pregunta

Beneficios del irrigador para tu salud bucal

Elimina restos de comida

El cepillo apenas alcanza un 40% de tu boca, y el hilo dental elimina un pequeño porcentaje de los restos de comida que quedan atrapados entre los dientes.

Con su potente chorro de agua, sumado a la posibilidad de rotar a voluntad la boquilla, es muy fácil alcanzar cualquier rincón de la boca.

Retira más placa que el cepillo de dientes

Las cerdas del cepillo solamente retiran la placa que está “ligeramente” adherida a la superficie del diente, mientras que el chorro del irrigador desprende hasta la que esté más pegada, dejando una sensación más agradable en los dientes.

Facilidad para limpiar implantes

Puede que no lo sepas, pero en los implantes, así como en las coronas, se queda una pequeña abertura, imperceptible para el ojo humano, pero en la que se acumula poco a poco suciedad.

De no limpiarse, el implante poco a poco se irá desprendiendo, así como puede infectarse y deberás acudir al dentista para retirarlo y realizar una limpieza. Para estas situaciones, son muy buenos los irrigadores dentales, pues incluyen cabezales diseñados exclusivamente para la limpieza de implantes, previniendo estos problemas. 

Prevención de enfermedades y problemas en los dientes

Un irrigado es un 90% más efectivo que un cepillo de dientes, ya que no solo elimina la placa o restos de comida.

Combinando el agua con enjuague bucal, eliminarás cualquier bacteria o germen. Además, el chorro puede alcanzar las bolsas periodontales de las encías, expulsando la suciedad que se acumule en ella. 

Esto previene la aparición de caries, la gingivitis, la halitosis o sufrir problemas como el sangrado de encías.

Algunos modelos incluyen cabezales para la boca, ayudando a eliminar la mancha blanca.

Reduce la sensibilidad dental

Para muchos, la tarea de lavarse los dientes es un completo suplicio, ya que debido a la sensibilidad que padecen, sienten muchas molestias en el proceso.

En estos casos, el irrigador es bueno para masajear la zona en la que se siente molestia, reduciendo notablemente la sensibilidad dental gracias la contacto del diente con un chorro de agua tibia. 

Ayuda a recuperar el color natural de los dientes

Una de las principales razones por las que suele decirse que es bueno el irrigador dental es porque ayuda a recuperar el color blanquecino de los dientes.

Al retirar la placa, el sarro, los restos de comida y eliminar poco a poco las manchas, los dientes de tu boca irán recuperando poco a poco su color natural.

Este irrigador de la marca Waterpik, está especialmente diseñado para recuperar el blanco de tus dientes:

Precauciones que se deben tener al usar el irrigador bucal

Es imposible negar que son buenos los irrigadores dentales para la boca. Sin embargo, debes tener en cuenta algunas precauciones a la hora de usarlo:

¿Para quién es bueno usar un irrigador bucal?

Los dentistas suelen recomendar el uso del irrigador en los siguientes casos:

  • Personas que tengan las encías sensibles, para conseguir una limpieza eficiente y menos dolores.
  • Personas con ortodoncia fija, pues es mucho más eficaz para retirar los restos de comida.
  • Personas con problemas de movilidad o discapacidad, ya que es más práctico y cómodo de usar que el hilo dental o los cepillos interdentales. 
  • Aquellas personas que tengan coronas, o se hayan sometido a otros tratamientos dentales, pues el uso del irrigador ayuda a su mantenimiento y limpieza.
Descubre si el irrigador dental es bueno para tu boca o no

Las razones por las que no deben abusar del irrigador

Aunque se puede utilizar el irrigador tras cada cepillado, hay una serie de precauciones que deberías tomar:

  • Debido al exceso de presión, el chorro puede producir daños en la encía. Asegúrate de usar un nivel de potencia adecuado a tu boca.
  • El exceso de uso puede dañar la superficie de los dientes.
  • Si se utiliza un chorro demasiado potente, esté podría despegar la corona, o dañar la ortodoncia.
  • Asegúrate de leer atentamente las especificaciones del irrigador que deseas comprar, para asegurarte que tiene la potencia suficiente para cubrir tus necesidades. 
  • Aunque se pueden mojar sin problemas, son aparatos muy frágiles. Evita a toda costa darle golpes.
  • Si no le realizan un buen mantenimiento, esto es, una limpieza periódica del mango y el depósito, dejará de funcionar en poco tiempo.

Te puede interesar también