Saltar al contenido
Te explicamos cuando se usa el irrigador dental

¿Cuándo usar el irrigador dental?

¿Por qué se recomienda una frecuencia diaria del irrigador dental?

El cepillo de dientes apenas es capaz de llegar a un 30% de la cavidad bucal, y si utilizas un cepillo de dientes eléctrico, este apenas alcanza un 50%. En ambos casos, las cerdas apenas retiran un 60% de la suciedad, ya que no pueden alcanzar los espacios entre los dientes, o retirar toda la placa que se adhiere a la superficie de los dientes.

Los dentistas suelen recomendar que tras el cepillo se utilice hilo dental, pero, ¿sabías que este apenas sirve para eliminar un 40% de los restos de comida que se quedan atrapados entre los dientes? Es más, para aquellos que tengan problemas de encías, puede producirles sangrado, ya que al pasarlo cerca de esta, se producen pequeñas incisiones.

Averigua cada cuanto usar irrigador dental

Por si fuera poco, ninguno de estos dos artículos de higiene dental te permite limpiar una de las zonas más importantes de la boca: Las bolsas periodontales, es decir, los pequeños huecos que hay entre la encía y el diente, en la que se acumulan muchos restos de suciedad de las comidas. 

Para conseguir una limpieza total de la boca, es por lo que se recomienda el irrigador dental para su uso diario. Tanto si se usa antes o después del cepillado, este ayuda a eliminar un 99.9% de placa, los restos de comida entre los dientes y permite alcanzar cualquier rincón de la boca fácilmente.

Además, cuando vayas a usar el irrigador dental, notarás una sensación muy agradable en la boca, ya que se utiliza agua tibia. El chorro ayudará a relajar la inflamación en las encías, reduciendo la molesta sensación de sensibilidad dental. 

¿Cuántas veces al día se puede utilizar el irrigador bucal?.

¿Cada cuánto puedes usar el irrigador dental? En realidad, la respuesta dependerá de a quién le preguntes.

Según algunos dentistas, la frecuencia de uso del irrigador dental debería ser igual a la de veces al día que te cepillas los dientes, es decir: tres mínimos. Otros, debido a los problemas que pueda ocasionar el abuso del chorro de agua a presión, piensan que lo mejor es utilizar el irrigador en la limpieza de la noche, eliminando así cualquier resto que se haya podido acumular a lo largo del día.

Descubre cuando usar irrigador dental para que sea más efectiva la limpieza

Entonces, ¿cuántas veces se puede utilizar el irrigador dental al día? Lo mejor es usarlo una vez por la mañana y otra por la noche. De este modo, sentirás una agradable sensación de limpieza y frescura al irte a trabajar y antes de acostarte, sin molestias por alimentos atrapados, o acumulación de sarro. Tras la comida, simplemente cepíllate los dientes.

Nunca olvides que el irrigador puede ayudarte a mejorar la limpieza de tu boca, no obstante, abusar de este producto podría provocar graves daños en tus dientes. Regula la frecuencia de uso según la cantidad de veces que te cepilles los dientes al día.